¿El estrés está afectando a su cuerpo y mente? Observe estas advertencia

El estilo de vida que nos ha traído la modernidad y los grandes avances en la tecnología nos ha entregado una vida llena de facilidades y comodidades pero junto a ella viene con una gran factura.

El estrés es uno de los pagos que se hace por llevar dicho estilo de vida y, curiosamente se nos factura porque no sabemos como manejar dicho estrés.

Cuando se consigue manejar adecuadamente el estrés e incluso ponerlo a nuestro favor, la factura no llega y podemos continuar sin mayor problema disfrutando de las mieles de la modernidad.

Y ¿cuándo nos comienza a afectar el estrés?

Cuando comienza la tensión. Esto sucede como una reacción natural del cuerpo a los pensamientos o eventos que te hacen sentir amenazado o en peligro.

Ya se real o imaginaria la amenaza, entonces tu sistema nervioso se activa con una respuesta de “lucha o huida”, liberando hormonas del estrés como la adrenalina y el cortisol.

El segregar estas hormonas ayuda a manejar mejor una situación de emergencia.

En pequeñas dosis el estrés puede ser bueno, ya que ayuda a realizar acciones o actividades que en condiciones relajadas no se harían, como puede ser el estar ante un plazo inminente en el trabajo o actuando como un motivador para ser un buen papel.

Pero el estrés prolongado puede tomar un peaje a tu cuerpo.

Y si no estamos al tanto de los avisos y señales de alarma que nos lanza nuestro cuerpo, entonces se cobra una factura que puede llegar a ser alta.

Veamos a continuación algunos de los muchos signos que indican que se está sufriendo demasiado y que puede dañar tu organismo:

  1. a) Gritos, oscilaciones y la falta de energía

Nuestras vidas modernas están llenas de eventos estresantes, pero cuando se llega a un punto de ruptura, es hora de comprobar el bienestar emocional.

Los signos emocionales del estrés pueden incluir dificultad para concentrarse, lágrimas frecuentes y cambios de humor, desorganización, dificultad para tomar decisiones y una falta general de energía.

Es importante tener en cuenta que estos signos de estrés también pueden estar relacionados con otros problemas psicológicos, por lo que es importante consultar a tu médico y averiguar si tus síntomas son, de hecho, relacionados con el estrés.

  1. b) Dolor, piel y problemas digestivos

¿Ese gran proyecto te da dolor de cabeza? ¿La disputa constante con un ser querido tiene tu estómago hecho nudos?

A veces el estrés puede manifestarse con síntomas físicos que literalmente te hacen sentir mal. Pueden incluir presentarse como dolor de espalda crónico, dolor de cuello, dolor en el pecho, erupciones cutáneas, urticaria, problemas respiratorios, estreñimiento y diarrea.

Cuando empiezas a ver un patrón de estos cambios físicos que ocurren en tu cuerpo debido al estrés, es hora de ver a un médico. Si no se tratan, pueden conducir a problemas de salud a largo plazo que pueden resultar en días perdidos en el trabajo e incluso más visitas al médico.

Como se observa, estos son algunos de los síntomas más comunes e incluso físicos que indican que nuestro cuerpo nos está enviando señales que debemos atender.

Por lo que la visita al médico puede ser el primer paso para averiguar si todo proviene del estrés. En este caso, una de las pruebas que se realiza es la prueba de laboratorio que mide los niveles de  catecolaminas.

Esta prueba se hace ya sea a través del estudio de la orina o de sangre. En Laboratorios Azteca podemos ayudarte a realizar estos estudios si tu médico te los ha indicado por lo que nos puedes visitar en alguno de nuestros laboratorios en el Estado de México o en la Ciudad de México. La idea es no acumular más estrés por no saber a dónde ir, nosotros te ayudamos con esta parte del proceso.